Juan Manuel Alfonsín Nogueira

Publicado: 24 octubre 2016 de formasdifusasdbate en Discusión

Las cosas que más me interesan
son las que no tienes explicación.
………………………..

Tenía planes no te creas
lo que pasa es que son versátiles
y se adaptan al camino.

………………………..

Aunque no lo dijera
después de probarla
me supo agridulce la vida

Juan Manuel Alfonsín Nogueira

Publicado: 24 octubre 2016 de formasdifusasdbate en Discusión

La nave encalló a kilómetros de la costa
su cargamento nunca llegó
eran libros de poesía.

casafea(Carlos Pereira)

Publicado: 4 septiembre 2016 de formasdifusasdbate en Discusión

mi guapa y exuberante mujer quiso con nuestros ahorritos poner un hotel a las afueras del pueblo. casafea. el hotel sólo tiene nueve habitaciones; todas en gris, blanco y un castaño apagado. ella decidió las cortinas, los colchones, los azulejos, la vajilla, los vasos, los tenedores… yo sólo impuse ese sonoro nombre. y pusimos la plaquita en la fachada gris de grandes ventanas: parece el edificio de oficinas de los ingenieros de una mina
qué difícil es la vida en un pueblo aunque sea puerto de mar
porque casafea está a un salto de playa ancha, de la playa nudista de pino manso, y de la populosa playa de brañeras
en fin, una ubicación acertada

aquella semana fue terrible. llegó el siroco. contratamos a la rumana. vino demasiada gente
porque llegaron tres parejas de italianos, y me dijo, marilina, mi mujer: qué guapo este renzo… sí, sí, muy guapo; le contesté yo
marilina y yo siempre discutimos de política. ella cada vez que gobierna la derecha se pone contenta. le va el ringorango. y entonces le da por alternar más con los gilipollas del municipio, por asistir a sus cenas y saraos, por lucirse más por el paseo marítimo; y se pone sus pamelas y gasas: aún tiene un cuerpo para caerse de culo. y aunque, con sus gafas de sol, se haga la indiferente, controla quien la controla y quién no. para eso ella es muy mirada. a pesar de todo nos llevamos cada vez mejor, aunque hace ya años que desistimos de tener hijos, en contra, de lo que habíamos pensado cuando éramos novios
esos días también se hospedaron los miembros de un equipo de balonmano de granada. qué tiarrón este perales, verdad, amor? me dijo marilina, mientras rejalada fumaba su marlboro en la terraza después de comer. sí, sí, está muy cachas, contesté yo, que leía en el sopor de la siesta a nietzsche
comaneci, como llamaba yo a la rumana, no paraba de hacer camas y de limpiar cuartos de baño. y de traerle cafés a su jefa, que en bikini tomaba el sol
el calor ya era insoportable cuando llegó rené, un francés de tánger muy maqueado, con su pareja. dios mío, qué bueno está ahmed, cariño!… sí, cierto, querida, respondí, mientras comaneci entraba y salía de la cocina con bandejas de platos blancos pero sucios con restos de comidas

bueno
aquella noche ya fue insoportable. era imposible dormir. marilina se fue a la terraza y se tiró desnuda en la tumbona con un vaso de agua helada a contemplar extasiada la luna llena
yo tampoco podía dormir. y al salir al pasillo vi salir del cuarto de baño a comaneci, con su camiseta, con sus bragas blancas, el pelo recogido y acalorada
nos clavamos brevemente la mirada
entonces, en silencio, la seguí y cerramos la puerta de su habitación
el cuerpo de comaneci es blanco, casi refulgente, en sus tetas hay cuatro pequeños y oscuros lunares, sus pezones tienen unas también pequeñas aureolas de un delicado color castaño. y se le marcan las costillas como barrotes de una jaula de pájaros; su cintura es estrechísima. el pubis es una alargada tira de vello ralo y castaño. las curvas de su cintura y de sus nalgas son suaves y muy agradables de acariciar
a la hora del desayuno, marilina, recién duchada, con las gafas de sol puestas, con el marlboro entre los dedos, tirando de su collar de pedruscos verdes y blancos, comentó displicente… aún no sé a quién voy a votar… ya, contesté, yo. y tú, comaneci, sabes a quién vas a votar? pregunté, mientras le guiñaba un ojo. no, señor, yo no entiendo nada de política, dijo la pobre, bajando con sumisión la cabeza, y sirviendo el café a su jefa
era temprano pero ya hacía un calor de mil demonios

CP13JN16COMPOSTELA