Y un mal día se fue

Publicado: 8 enero 2013 de formasdifusasdbate en Poesía

Y un mal día se fue.
No miró atrás,
estaba decidida.
El cielo se nubló,
los arboles susurraban,
la pradera se secaba,
el viento aullaba de dolor.
El olor a tormenta se masticaba,
lentamente las gotas de lluvia borraron sus últimos pasos,
sus ultimas huellas.
La soledad y el vacío adornaron el lugar,
los bosques morían,
el mar era gris y la tierra se revolvía.
Poco a poco, el frío comenzó a invadir el lugar,
un frío húmedo que calaba hasta los huesos
y un cielo gris tormenta reflejado en el mar despiadado,
golpeando una y otra vez contra las rocas,
retumbando en la orilla,
poderoso, magnifico.
Él se quedo mirando,
impotente ante la ruina de su mundo,
desnudo,
marchito,
escuchando el retumbar,
contemplando el cielo gris,
calándose los huesos,
sintiendo la lluvia.
Roque Vaamonde.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s