Archivos de la categoría ‘Colin Baldwin’

BUCLE INTERMINABLE(GUION PARA UN CORTOMETRAJE)

Publicado: 17 septiembre 2012 de formasdifusasdbate en Colin Baldwin

Bucle interminable(Guion para un cortometraje)

Propuesta de presentación

Publicado: 12 septiembre 2011 de formasdifusasdbate en Colin Baldwin, Discusión

La visión que de este cuaderno se tiene por parte de sus integrantes y lectores es variable y singular. Pero particularmente diría que funciona como una lanzadera, que utilizamos para arrastrar lo que a una corriente se acerca, y en su descuido (como la zorra en el cuento) moja la cola sin querer en el agua y se impregna de su fragancia. ¿Hace falta conocimientos de perfumista para determinar proporciones y precisar contenidos? Lo cierto es que es difícil colmar las expectativas siempre en aumento, de un lector que busca degustar realidades envolventes o comprometedoras o  simplemente que vibren aunque sea con levedad, o que acaricien las fibras de un lenguaje significativo como el de la poesía. ¿Puede incluso alguien volverse adicto a lo metafórico, o a la simple y compleja pureza versificada que parecen perseguir algunos autores? Pero sin irme por las ramas, este cuaderno-árbol no es precisamente serio, aunque existan serias intenciones; claro que definir cuales, sería como poner de acuerdo a una bandada de golondrinas en la forma de trazar las coordenadas de vuelo en una mañana con niebla, suponiendo que fuera eso lo que buscan. Es pues este cuaderno un receptáculo cóncavo y flexible, con lunares quizás. Podríamos disfrutar de su contenido sin pretender que sea siempre líquido transparente y fresco. Inspiración y rigor son componentes para que sus recolectores no caigan en el embotellamiento de la lluvia. No hay por ahora mucho más que decir al respecto. Acaso dejo un pequeño andamio más que válido para mantener este cuaderno en pie.

Una mañana, es temprano.

Publicado: 1 febrero 2011 de formasdifusasdbate en Colin Baldwin, Poesía

Una mañana, es temprano.
Las pequeñas hojas en los árboles parpadean.
Sin duda, las gotas que caen desde los tejados semejan mis sueños.
Dormido aún, yo también me deslizo en la noche oscura y latente.
Navegando en la habitación azul.
Siento tu presencia, tu imagen feliz.
Quizás no fueses tú, pero sonreías,
incandescente como una flor.
El barco en el que huí regresa.
Entre silencios de paredes blancas y vacías
me detengo bajo el umbral de una puerta.

630 de la mañana. Sábado.
Hay niebla.
Se está fresco, más yo siento el abrigo de una leve luz invernal.
Ella sueñan y yo extravío el sentido.

Lunes, 630 de la mañana. Todo vuelve a suceder.
Ella permanece ingrávida,
Abriendo, sigilosa, las puertas que va inventando,
Hacia escenarios de drama y rumor (espacio pictórico y rotundo)
De pigmentos indelebles que vibran sobre mi inconciencia.
Es jueves, 630. final del sueño.
Garabateo líneas dispersas, altibajos y sobresaltos.
Tan sólo un amanecer más y desentrañaré el misterio.
Pero es la lluvia la que cae a intervalos
Sobre la ciudad adormecida y grisácea.
Y los pájaros están a cubierto.
Deberíamos pues, esperar a que escampe.