Archivos de la categoría ‘Manuel Ángel Álvarez’

Voy fragmentando la vida en pequeñas partículas

Publicado: 17 enero 2012 de formasdifusasdbate en Manuel Ángel Álvarez, Poesía

Voy fragmentando la vida en pequeñas partículas,
separando secuencias, dividiendo en corpúsculos
ésta coraza que envuelve y segmenta mi espacio,
para salir y respirar el aire.
Me siento rota, esparcida en miles de pedazos invisibles,
desaparezco de una vida robada, una vida ausente,
donde parece que ha cesado.
Trato de esperar bajo la nítida luz de una forma ilusoria,
y desvanece, quedando atrapada en mera utopía.
Trato de recomponer éste rompecabezas,
cuadro geométrico y exacto de una vida que fluctúa,
oscilación de un péndulo,
malabarismo de una forma sin forma,
desmontada de un abismo inalcanzable,
donde no llega sino la ilusión.
Se me ha pulverizado el alma,
y no quedan sino los añicos de un envoltorio flácido,
capas trasparentes y frágiles de un sueño,
deseo volátil, o esperanza.
Presiento que algo sigue vivo en mí,
un aroma, una sensación,
un sonido que cuelga del espacio como interminable…

Anuncios

Más bajo aún tanto como puedas

Publicado: 8 septiembre 2011 de formasdifusasdbate en Manuel Ángel Álvarez, Poesía

Más bajo aún tanto como puedas,
porque el calor muerde y mis ojos se clavan como punzadas
el viento se disuelve al golpear en las hojas,
y tu mirar…
tu mirar vaga soñando en aquel día que fuiste tú,
tú más que tú y más que nadie,
aislada en tu propio sol radiante,
ardiendo por dentro y por fuera hasta quemar el sol y las nubes,
flotando en recovecos inaccesibles por donde el aire se escapa y se torna invisible.
Más bajo, donde el polvo es tan sólo ceniza,
ceniza húmeda que empapa el torso
cubriendo el rostro de lágrimas.
Y toda la energía que envuelve tus manos
y todas las imágenes a través de tus ojos.
Tu morada es aislamiento profundo escapando del miedo,
y tu modo de estar un ápice de sosiego interior.

Lo siento por sentir

Publicado: 9 agosto 2011 de formasdifusasdbate en Manuel Ángel Álvarez, Poesía

Lo siento por sentir,
sentirme,
por sentir, me siento cuando me toco,
y cuando no, inspiro hacia adentro,
más despacio aún, buscando huecos en el aire,
espacios donde poder soñar,
y ver reflejado un sólo golpe de luz
latiendo alrededor de los sentidos.
Ahora mismo, sí, estoy,
ahora, en otro lado,
en el espacio latente donde las ráfagas de aire no me traen sino visiones,
imágenes entrecortadas de huecos incompletos,
huecos imborrables pero faltos de luz,
pasajes de instantes que de pronto se evaporan en el pensamiento.
Trozos de ” nota ” suspendidos en el
papel mojado de la memoria,
una ” nota”, escrito impreso en labios que no despegan,
soplos de imaginación atrapados en recuerdos,
destinados a caducar;
una ” nota “,
el miedo desborda doblado en papel marchito,
escritos borrosos sobre hojas en blanco, sensaciones,
sensaciones caducas en cajones vacíos
aguardando que se abran,
miradas temerosas de lo que pueda suceder.