Archivos de la categoría ‘Ricardo Vázquez’

Doce veces

Publicado: 4 enero 2010 de formasdifusasdbate en Poesía, Ricardo Vázquez

doce veces,
son yemas húmedas que recorren
la espalda de su silencio; afuera
llueve sobre las huellas de un camino;
el hormigón ha fraguado
-demoledor, ingrato, embustero-
a los pies de una silla de ruedas
tan veloz como los años de un perro.

doce veces,
me detiene en el arcén de la autopista
un niño con las manos frías, ahoga
entre sus manos el aire, las burbujas
y las bolsas que guardan mi equipaje,
son pavesas viviendo entre las uñas
y el crepitar de un reloj de madera

doce veces.

cuando  la muerte suba el último peldaño
cuando se canse de rondar la escalera verá
una luz por la que sólo han pasado los años

tendré -cuando la lleve a la par de su soledad-
las calles por las que han paseado sus años.

Anuncios

Abril

Publicado: 13 mayo 2009 de formasdifusasdbate en Poesía, Ricardo Vázquez

…en esos días idénticos a nubes, las pupilas se me agarran a tus fotos como el hesitar a los huesos de un suicida, por las yemas de los dedos se desvanece el humo verde de mis ojos e imagino que otra ciudad vive ahí afuera, distinta de ese montón de ceniza donde agonizan las pavesas de hormigón que disparan las aceras…

…en esos días oscuros como noches en los que tu piel se atrinchera en mi retina, esquivo los rincones en los que se marchitan mis flores, hago inventario de la inquina que aceda mis venas, maldigo a las sombras que diluyen el techo y tiro piedras de papel contra el cielo de cartón que yace muerto sobre el suelo…

…en esos días áridos como la cubierta de un portaviones, reviso los cajones donde me escondías tus besos, me acribilla el ruido de los coches, oigo cienes de voces que llenan de tiniebla mi cabeza, lanzo un cable a tierra por el que trepo como por una enredadera, mis labios pierden los pulsos contra los brazos de viento…

.…estos días sólo escucho niebla en las canciones y mi corazón miente cuando aprieta los dientes.

Dedos

Publicado: 13 mayo 2009 de formasdifusasdbate en Prosa, Ricardo Vázquez

…esos ojos, se comen el aire que respiro y llevan el temblor desde la habitación hasta la calle; ahora las aceras son trincheras y los coches abúlicos destellos que anegan como insectos la autopista, corren sobre las sombras de cientos de nubes intermitentes y un par de semáforos más allá de mi casa pintan violáceos rostros dentro de los bloques de cemento, oscuros como voces de soledad proyectadas desde el cielo de la noche…

…esos ojos, aterrizan como rayos de sol en mi retina y secan de un susurro mi garganta; ahora mis manos borran el dédalo de vaho que exuda el cristal de la ventana y el tiempo recorre mi cuerpo como un viento huracanado que agita con violencia las hojas de un calendario; mis pensamientos recorren la ciudad desde tu barrio hasta el puerto e inundan mi cabeza con el salitre y la humedad de los barcos…

…esos ojos…cuando despierten los míos se dormirán como lluvia que toma tierra en el mar, no verán más allá…