Archivos de la categoría ‘Jorge Humberto Varanda Lopes’

En honor al alba

Publicado: 12 marzo 2012 de formasdifusasdbate en Jorge Humberto Varanda Lopes, Poesía

Miré hacia el horizonte

Y mis ojos dieron

Dos tiros de salva

Dos lágrimas saltaron

Mientras esperaba el alba.

Y el alba tardaba

lo que tarda en llegar

el agua de la fuente

por el rio al mar.

Oí del otro lado del monte

lo que parecía un canto hondo.

Me pasé por el puente

al otro lado del pasado

para oír mejor el llanto

que no había Cesado.

Oí el murmullo de la fuente,

los pasos de las hormigas

a marchar lentamente,

a fundar avenidas

con sudor frio en la frente.

Me subí hasta al monte

para ver si la veía,

el alba en el horizonte.

Y el alba no venia

y siempre venia pronto.

El día no llegaba,

y aquí en lo más alto,

en lo más alto del monte,

por ser noche, no se pierde

la vista, en el horizonte.

Miré hacia el horizonte

y mis ojos dieron

dos tiros de salva

dos lágrimas saltaron

mientras esperaba el alba.

Una por el pasado

y otra por el futuro.

Como quien brinda a un canto

Como quien oye un llanto.

Como quien figura el presente

La llegada de un nuevo día.

Pero el alba no venia.

Anuncios

El sendero

Publicado: 3 enero 2012 de formasdifusasdbate en Jorge Humberto Varanda Lopes, Poesía

Son sirenas expectantes,
adrenalina de navegantes.
Y el espejo la luna
y salida de la luna
envuelta en luz efimera
tan breve como la lozania
que lleva el lapso,
mueren los poetas
por su regazo.
Y en este balanceo
los poetas se fueron,
por los senderos
de la lirica,
de vela erguida
sin viento en la proa,
pero se fueron.
Y no sé,
como hay tanto poeta,
a escribir sobre el amor
cuando ya las musas
piden comision
de derechos de autor.

La versus campana.

Publicado: 3 enero 2012 de formasdifusasdbate en Jorge Humberto Varanda Lopes, Poesía

De pequeño
Mis pensamientos volaban
como golondrinas
a vuelta de una torre
de una iglesia
con una campana sin cuerda.

Ahora telas araña
descienden por ella
hacen de cuerda débil
al pesado campanear.

Si el viento le da
lejos se oirá
que el mar
en las olas
se deja llevar.